Muchas gracias a todos♥

domingo, 26 de febrero de 2012

Los días grises y todas esas cosas

no se trata de mirar por la ventana y ver que llueve, que el cielo está nublado.

Tú mismo puedes hacer que un día precioso se convierta en gris, pero escondiendo la cabeza bajo la almohada no consigues nada. Entonces das vueltas a tu intelecto y razonas, realmente ¿Qué es lo que quiero? ¿A quién quiero? Preguntas que parecen fáciles pero que para ti son incontestables, demasiado difíciles para responder tú solo. 
Dices mil cosas a la vez y en el fondo no quieres decir ninguna de ellas, deseas gritarle al mundo la verdad de lo que sufres dentro de ti, pero sientes esa impotencia que sea por lo que sea no te lo permite. 

¿La única solución? No existen soluciones, estas cosas se aprenden con el tiempo, mientras tanto sonríe y pinta el día gris de un azul muy llamativo y si no lo consigues siempre habrá alguien que te eche una mano. 

jueves, 23 de febrero de 2012

Sentirse impotente.

Saber que le pierdes poco a poco, sin darte cuenta. O quizá sí. Pero ya es tarde.

lunes, 20 de febrero de 2012

Contemplamos el mundo que nos rodea en silencio. Hemos tardado toda una vida para aprender a hacerlo. Al parecer, sólo los ancianos son capaces de estar juntos sin decir nada y sentirse bien. Los jóvenes, impulsivos e impacientes, siempre rompen el silencio. Es una lástima, pues el silencio es puro. El silencio es sagrado. Une a las personas, porque sólo aquellos que se sienten cómodos con la compañía del otro pueden estar juntos sin hablar. Es una gran paradoja.

Dos caminos, una vida

¿Sabes cuál es un error en el que siempre incurrimos? El de creer que la vida es inmutable, que una vez metidos en unos raíles hemos de recorrerlos hasta el final. En cambio, el destino tiene mucha más fantasía que nosotros. Justamente cuando crees encontrarte en una situación que no tiene escapatoria, cuando llegas al ápice de la desesperación, con la velocidad de una ráfaga de viento cambia todo, queda patas arriba, y de un momento a otro te encuentras viviendo una nueva vida.

domingo, 19 de febrero de 2012

Tu me hiciste desconfiar.

Y ya no sé cuándo eso es mentira o verdad, cuándo es un juego y cuándo realidad.

martes, 14 de febrero de 2012

Tú dices que amas la lluvia, sin embargo usas un paraguas cuando llueve. Tú dices que amas el Sol, pero siempre buscas una sombra cuando brilla. Tú dices que amas el viento, pero cierras las ventanas cuando sopla.
Por eso es que tengo miedo cuando dices que me amas.

domingo, 12 de febrero de 2012

 - Solíamos hablar de nuestro futuro, de lo perfecto que  sería, ¿Recuerdas?
- Sí.
- ¿Qué ha pasado? ¿Cuándo se fastidió todo? Esto no es lo que tenía que pasar, ya no sé quién soy, ni qué se supone que debo hacer. Me siento tan...

-Perdida ¿Recuerdas cuando me hacías ver una y otra vez tus películas favoritas? Me volvías loco.
-¿Eso es una frase de ánimo? 
-Y por fin te pregunté ¿Por qué te gustaba ver películas que ya habías visto? ¿Y recuerdas que me dijiste? 
-Me gusta saber cómo van a acabar las cosas.

-Exactamente. Pues de pequeño, yo nunca supe cómo iba a acabar, por eso me pasé toda la vida pidiendo disculpas por los privilegios, la riqueza, y las oportunidades que para mí se merecían otros más que yo. Y ¿sabes lo que he aprendido? Que al final eres quien eres.

lunes, 6 de febrero de 2012

Amistad.

Si sientes que todo perdió su sentido, siempre habrá un `te quiero´, siempre habrá un amigo”.
La amistad duplica las alegrías y divide las angustias por la mitad. La amistad es más difícil y más rara que el amor. Por eso, hay que salvarla como sea. ¿Qué cosa más grande que tener a alguien con quien te atrevas a hablar como contigo mismo?

viernes, 3 de febrero de 2012

Live, love, laugh

                                Fight. And be strong.


Y no hay nada mejor que sentirnos grandes, aunque sea sólo por unos instantes. Sentir que somos capaces de afrontar todo lo que pase por nuestra vida, sin dejar de ser quienes somos, sin dejar de creer que este año, será nuestro año, y que nadie nos impedirá lograrlo.
Quién sabe la suerte que nos deparará la vida, las cartas que nos repartirá esta vez, la forma en la que las jugaremos. Algunas veces ganaremos, otras veces perderemos, pero siempre nos quedará la ilusión de que después de todo esto llegará algo grande, algo que mueva montañas, que se eleve más alto que las nubes, algo que nos haga ver que todo este tiempo de lucha ha valido la pena.